Habilidades

Caninas

Si os somos sinceros nunca creímos que el dar la pata, hacer el muerto, pasar por debajo de las piernas, traer el periódico, ponernos la lavadora o hacernos una tortilla de patata fuese importante en nuestros perros, hasta ahora.

Our Products

No es lo que hagas, si no cómo lo hagas. Dedicar tiempo a jugar con tu perro es dedicar tiempo al aprendizaje, a construir estructuras cognitivas que luego se generalizarán a otros ámbitos y situaciones. Perros capaces de comprender el entorno en el que se encuentran, estar cómodos, ser sociables, perros que saben cual es su sitio y cómo deben actuar.  

No hay un buen aprendizaje sin una adecuada motivación, lo cual, además, es la base de la retención a largo plazo de dichos aprendizajes. 

Y no, créenos, el mejor juego que puedes hacer con tu perro no es tirarle la pelota.

Dicho esto, ¿jugamos?

INICIO

IVAN ALONSO SEVARES Educador Canino Asturias